boletíndosmasunotres

De la Cruz del Sur a la Estrella Polar

Queridos todos
Durante los meses previos hemos cruzado varias veces la línea del Ecuador y nos hemos adentrado en la primavera y el otoño, en el crecimiento de las jornadas diurnas y nocturnas, en los inicios del tiempo de frío y de calor, hemos contemplado el rostro honesto de la luna y también su rostro mentiroso, un cielo variado de diferentes constelaciones… pero siempre, en ambos hemisferios, nos hemos encontrado con un mismo latir del corazón de la Tierra, con una misma celebración de todos los pueblos a través del canto y la risa, de la comida y la danza compartida, con un mismo sentido en el encuentro de almas…
Iniciamos rumbo dirigiéndonos al sur de Portugal para Recuperar el Alma, a través de la convivencia honesta y cuidadosa que creamos entre todos acompañados por barquitos de papel, paseos entre alcornoques y voleibol acuático improvisado. En Cuenca (Ecuador) nos acompañaron las Constelaciones Familiares y la visión comunitaria, donde pudimos anticipar la necesidad de orientarnos hacia la Reconciliación cuando proponemos y desarrollamos intervenciones personales y colectivas para el cambio. De regreso a Violeta Blanca disfrutamos de una bandada de Ánades que continuo vuelo por los Saberes y Caminos al servicio de la Reconciliación. Con presencia española, brasileña y mexicana, nos llenó de satisfacción recordar tantas almas de distintas partes de la Península y de Latinoamérica convocadas en ocasiones anteriores. En Urubamba (Cusco) también disfrutamos de nuevas incorporaciones así como del reencuentro con compañeras que ya compartieron el año pasado, el Jujuy, el Encuentro para la Transformación de La estrella de los siete cuerpos. En esta ocasión, el Encuentro para la Transformación de Las siete direcciones sagradas nos permitió disfrutar de la Noche de Difuntos a la luz y el calor del abuelo fuego, bajo un cielo limpio y estrellado. Bautizamos nuestro Tantawawa y nuestro Antacaballo que, siguiendo la tradición, disfrutamos en comunión el Día de los Muertos con chocolate caliente. Entre dirección y dirección tejimos con hilos de colores, inventamos cuentos, recuperamos animales de poder, creamos alebrijes, leímos poemas de Miguel Hernández y Begoña Abad, intercambiamos canciones para bailar y para llorar, para inspirarnos y para emocionarnos…
Sabemos que quien siembra estrellas cosecha constelaciones, y nosotros que hemos sembrado muchos sueños tenemos la suerte de seguir recogiendo oportunidades para vivirlos y compartirlos. Nos sentimos muy afortunados y agradecidos por las propuestas de regresar de nuevo a Argentina y Galicia para los siguientes Encuentros para la Transformación. También Ecuador y Perú vuelven a abrirnos sus puertas lo que nos permitirá seguir tendiendo puentes hacia nuestra amada Latinoamérica.  Por eso estamos preparando con mucho cariño Trigramas taoístas y Canales energéticos en Punta do Couso para la primavera gallega; un nuevo encuentro de Constelaciones Familiares y visión comunitaria  en Ecuador así como un taller introductorio de muñecos como herramienta del paradigma sistémico-existencial; por lo gratificante de la experiencia vivida, también estamos programando una segunda convocatoria de Las siete direcciones sagradas en Urubamba (Cusco); y por vez primera visitaremos Córdoba (Argentina) con una nueva propuesta de Encuentro para la Transformación que crearemos especialmente para esta ocasión en torno a la celebración de la Inmaculada y el día de la Lupita en 2020.
Tras este trasiego de vuelos transatlánticos, de Difuntos y Santos, de Águila y Cóndor, de Transformación y Reconciliación… continuamos la travesía de Lo Humano en lo Sagrado, y nos encontraremos del 22 al 24 de noviembre en Violeta Blanca (Pozuelo, Madrid) en torno al dilema de insatisfacción-agradecimiento. Justamente será el ecuador de nuestro ciclo de nueve encuentros. Esta propuesta, como ya hemos comentado veces anteriores, nos permite danzar el silencio, colorear el movimiento y compartir las melodías de sueños y mitos que acunan nuestro corazón e inspiran nuestra alma. Con el planteamiento de desdramatizar el sufrimiento para poder contactar con el dolor y transmutarlo en amor y fuerza de creación encaramos los dilemas existenciales que nos regalan la posibilidad de trascendencia cotidiana y de cotidianeidad trascendente.
La próxima semana retomamos las tardes de merienda y Constelaciones Familiares en Violeta Blanca. El lunes 25 de noviembre de 17 a 21 podéis asistir, participar y compartir un taller breve de Constelaciones Familiares. Será una nueva oportunidad de conocer esta manera de mirar, comprometerse y avanzar. Nuestra propuesta de trabajo se basa en priorizar el autocuidado,  la reconciliación y el intercambio equilibrado desde el respeto, la amabilidad y la honestidad con uno mismo y sus responsabilidades. Ya sabéis que para más información e inscripciones la mejor manera es a través del WhatsApp de Juan Ignacio en el 616 448 034  o del mail de María:  maria@dosmasunotres.es
Por último, antes de Navidad y de finalizar el año, tendremos nuestro esperado cuarto encuentro de ArteSanos-Sonoros con El aliento del Dragón. Así tendremos oportunidad de disfrutar en la Naturaleza del movimiento, el sonido, la voz y el silencio… Será en Piedralaves del 20 al 22 de diciembre y está abierto a todas las personas que habiendo asistido o no a los encuentros anteriores tengan ganas de compartir experiencias de inspiración, momentos de contemplación, espacios de expresión y la vivencia de creación colectiva en compañía del fuego y del Espíritu.
Nos despedimos con el deseo de que la reconciliación llegue a todos los corazones y tierras, y con un hermoso poema de estrellas reencontradas…


Desmitifiquemos la Vía Láctea
Tampoco hay que hacer un mito de la vía láctea
faja blanquecina dice el larousse
debida a multitud innumerable (sic) de estrellas

después de todo es un techo interior
todo lo vistoso que se quiera
aunque en definitiva un poco empalagoso

hay quienes la llaman camino de santiago
y los que miran fanáticamente el asfalto
ni siquiera se han enterado de que existe

a veces parece una burda imitación
de un planeatario de provincia
quizá sea una merced del hemisferio austral
pero a esta altura no vamos a estimular mercedes

además si uno mira con detenimiento
puede llegar a sentir vértigo o tortícolis
o un deseo inexplicable de levantar vuelo

no hay que hacer un mito de la vía láctea

ahora bien
ya que la he desmitificado a fondo
¿puedo volver a echarla de menos?

MARIO BENEDETTI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *