dosmasunotres es …

… Un proyecto vital compartido que se enraíza en la antropología, la psicología, la educación y el arte para facilitar procesos de transformación personal y colectiva.

… Una escuela sistémico-existencial que ofrece espacios formativos y vivenciales en los que desarrollar recursos y aprender herramientas que promuevan la salud, el bienestar y la creatividad.

… Una propuesta de encuentro entre tradiciones ancestrales y saberes plurales que tomamos para poder incluir e integrar dimensiones sutiles y cotidianas que contemplan y completan al ser humano.

sobre nosotros

Un buen día de otoño de 2013… María y Juan Ignacio nos conocimos gracias a los «muñecos». Desde entonces hemos buscado acompasar nuestros pasos para crear y sembrar juntos desde los sueños personales y el proyecto común. Por ello, tras años de experiencia en el ámbito de la ayuda, tanto en contextos terapéuticos como educativos y sociales, hemos creado dosmasunotres, un proyecto que nos permite aunar nuestra experiencia personal con nuestros valores e intereses compartidos.

María Colodrón es madrileña de segunda generación y sus raíces familiares la llaman desde Gredos, el Moncayo, la meseta castellano-leonesa, la estepa de Mongolia, el sudeste de China y Japón.

De niña quería volar, pintar y contribuir a la paz mundial. Estos sueños de la infancia, que siempre la han acompañado, fueron trazando un recorrido que le ha llevado de la psicología a la psicoterapia, de la psicoterapia a las constelaciones familiares, de las constelaciones familiares a los rituales ancestrales y de aquí a un mapa de colores donde conviven lugares del mundo que buscan paz a sus conflictos; el arte y la creatividad son contemplados como alternativa a la destrucción y a la impotencia; hay espacio para los pactos entre almas que ofrezcan descanso a los muertos y fuerza a los vivos; nos recuerda que somos hijos del Cielo y de la Tierra, que necesitamos cuidar y nutrirnos de la Naturaleza, así como invocar y agradecer a nuestros ancestros y protectores; y se apoya en la bendición de vivir el Amor como fuente inagotable de sentido existencial.

Cuando conoció a Juan Ignacio ya hacía algún tiempo que disfrutaba de su centro Violeta Blanca y de un venturoso rumbo en su labor cotidiana. Pero es gracias al encuentro con él, a quien considera su soul brother, que puede recuperar un territorio que le es propio y al que echaba de menos sin saberlo: “somewhere over the raibow…».

Así que, como compañeros de viaje y vínculo, comenzaron a sembrar estrellas, compartir panes y peces, brindar por dosmasunotres y participar, junto a otros soñadores y tejedores, en el sueño y el tejido del Gran Alma ofreciendo a cada tramo lo mejor de sí mismos.

 

Juan Ignacio Gómez-Caminero es manchego de nacimiento y ciudadano del mundo por vocación. Nació chiquitito y con muchos dones, tantos que tuvo que crecer deprisa, muy alto y fuerte, para arroparlos bien y hacerlos llegar donde hiciera falta.

Tiene algo de mago pícaro, bastante de sabio venerable y mucho de niño tierno y generoso. Inició su andadura universitaria estudiando Caminos, Canales y Puertos.  En algún momento decidió no convertirse en ingeniero, aunque ha continuado leal a su elección: al darse cuenta que prefería acompañar en los Caminos de la vida que diseñarlos, se diplomó en Magisterio; en su peregrinaje hacia lo sutil descubrió que el contacto físico, la risa y la voz abren los Canales de sanación y los llenan de luz; y cada encuentro y cada abrazo lo convierte en Puerto de bienestar desde su ofrenda vital y su entrega al sueño de una humanidad más pacífica y creativa.

Apasionado de Latinoamérica, estuvo viviendo y trabajando con jóvenes en México, y ha recorrido el continente para acercar en su vuelo al águila y al cóndor que, según reza la leyenda, han de encontrarse para que la reconciliación de Norte y Sur nos muestre el rumbo hacia la paz.

Desde la Antropología, continuó dando pasos para comprender este maravilloso mundo de los seres humanos y sus tradiciones, atento a los rituales y cosmovisiones ancestrales. Acompañado por sus dones e intuiciones ha experimentado y desarrollado infinidad de recursos: magia, movimiento y expresión corporal, pintura, teatro, clown, mimo… Inevitablemente comenzó a explorar y habitar el territorio de la Psicoterapia con la formación en Arteterapia y en trabajo Psicocorporal.

De ahí, se encontró con María. Comenzaron a compartir sueños y compromisos creando dosmasunotres, desde donde siguen entretejiendo la relación entre lo humano y lo sagrado, una mirada sistémico-existencial y su convicción en que el amor es un regalo del Cielo y nuestra mayor misión es reflejarlo durante nuestra vida en la Tierra.

QUÉ OFRECEMOS

 

Creemos que no se  puede comprender ni acompañar a las personas sin contemplarlas en su grandeza y complejidad. Por ello nuestro trabajo se fundamenta en esta mirada sistémico-existencial que promueve la emancipación emocional de la persona, su bienestar, su libertad y su dignidad. Desde este paradigma, vasto territorio por explorar y que tiene tanto de fuente ancestral que nos guía como de manantial joven que nos inspira,  planteamos la necesidad de tener en cuenta que:

• La emancipación emocional, al igual que la individuación, es como el viaje a Itaca, un proceso continuo y dinámico que ofrece la oportunidad de completarnos en la vivencia. Es decir no se trata de un logro o una meta sino de una actitud que orienta cada paso que damos hacia el lugar de fuerza, hacia el compromiso con la vida y con los nuestros de dar lo mejor de nosotros para que todo lo acontecido tenga sentido.

• El bienestar personal y el bienestar colectivo son interdependientes. Por ello no se puede ofrecer ayuda a una persona si no incluimos de donde viene y hacia donde va. Su sistema de origen, sus padres y la familia en la que creció, su biografía, la construcción de su carácter y de su narrativa personal deben ser respetados para que la persona pueda optimizar sus recursos y promover los cambios que necesita para encontrarse  más a gusto consigo mismo y con la realidad que habita. Incluir hacia dónde va facilita que la búsqueda y renovación de pactos constructivos entre sus distintos impulsos, dimensiones y necesidades.

• La libertad puede darse mientras haya conciencia de necesidad pues entrar en contacto con nuestros impulsos de vida es requisito fundamental para poder conocernos, sostenernos, cuidarnos y amarnos sean cuales sean las circunstancias que estén aconteciendo externamente o que estemos vivenciando internamente. Promover una actitud amable, que no indulgente, hacia nosotros mismos facilita encontrar estrategias no dañinas que cubran nuestras necesidades y también acompañarnos en la no satisfacción inmediata de algunas de nuestras necesidades sin que ello suponga sufrimiento.

 

Decididos a  Ofrecer Sueños

Mecidos por el Amor Sublime

Uniendo Necesidad y Ofrenda

Transformando y Reconciliando

Existencia y Ser

dosmasunotres

QUÉ HACEMOS

CONSTELACIONES

Facilitamos talleres de Constelaciones Familiares. Ofrecemos un espacio de trabajo vivencial en el cual enfatizamos la responsabilidad y el autocuidado de cada quien, el equilibrio entre dar y tomar, así como el respeto por cada uno de los participantes, por sus sistemas y sus circunstancias, y también por su alma y su destino. Asumimos que los procesos personales de cambio no dejan de ser pasos para la transformación colectiva en el camino de la reconciliación.

Saber más

ENCUENTROS

En estos encuentros lo formativo y lo vivencial se encuentran íntimamente ligados. La convivencia con el grupo, el entorno, aportaciones de tradiciones ancestrales, utilizando el método de las Constelaciones  Familiares y enriqueciéndonos con el intercambio de nuestras propias experiencias y recursos, facilitamos que la relación con nosotros mismos sea más amorosa y creativa, lo que nos ayudará a reconciliarnos con “los otros” y con el mundo.

Saber más

 

 

FORMACIÓN

Tras años de experiencia en el ámbito de la ayuda, hemos creado un proyecto que nos permite aunar nuestra experiencia personal con nuestros valores e intereses compartidos. Ofrecemos varias propuestas formativas. Planteamos un formato en el que ofrecemos una combinación de los contenidos teóricos y técnicos de los cursos previos, que permiten conocer y profundizar en el enfoque que se va enraizando y desarrollando en nuestra labor común, así como vivenciar nuestras propuestas de trabajo en procesos personales y grupales.

Saber más

 

RETIROS

En la playa de Barreiros (Lugo) se enclava Fogar do Repouso, un espacio sagrado de refugio y nutrición en los que nuestro cuerpo pueda recuperar su vitalidad y nuestro alma su rumbo. Además de ser el lugar donde desarrollamos encuentros como «Silencio y Escucha» y talleres para grupos reducidos, se abre como santuario de espacios internos y externos. Durante el periodo pactado y necesario, puedes ser acogido por el lugar y acompañado por Juan Ignacio a entrar en conexión contigo mismo, con el Cielo y con la Tierra.

Saber más

RITUAL DEL RECUERDO 

“Re Cordis.” Volver a pasar por el Corazón…
Un encuentro inimaginable… Una propuesta que cada persona puede hacer un maximo de tres veces en su camino de trabajo interno. Un formato ritual de reconexión y reconciliación del propio corazón sostenido en las medicinas de la tierra. Aúna en sí la sabiduría de distintas tradiciones del mundo para recobrar la alegría y liviandad que nos son propias. Volver al hogar en el corazón para tomar impulso y perspectiva para los siguientes pasos del camino. Un formato inexplicable con palabras… Si uno está consigo mismo y recuerda todo… para qué necesita más?

CONSULTA NUESTRO CALENDARIO DE ACTIVIDADES

 

Dicen los viejos, los sabios y los locos… 

Y también los brujos, los magos y los chamanes… 

Que en el camino de la vida es imposible equivocarse. 

Lo único que sucede es que aún no lo comprendemos.

dosmasunotres

QUÉ DICEN DE NOSOTROS

Compartir con María y Juan Ignacio es una experiencia única. Una vivencia irrepetible que se va gestando con cada detalle tan sumamente cuidado por ambos. La música, las risas, lo ancestral , lo sutil y lo sagrado convergen en una atmósfera ideal encaminada a transformarnos.

Mi gratitud infinita para tan cercanos maestros.

Gracias.

Eva María

Hace unos años conocí a María y después a Juan Ignacio e hicieron un buen y gran dúo.  Lo que venga de sus manos está envuelto con amor y respeto.  Confío plenamente en esa mirada que acompaña para  habitarse a uno mismo, y poder ayudar y acompañar a otras personas.

¡Muchas Gracias!

Mila Vizoso

Aprendí a Acompañar siendo Acompañada por estos dos maravillosos Seres, que ayudaron a avivar la Luz de mi camino.

Diana Vigo

Un buen día de hace casi tres años, tuve la lúcida idea de iniciar un viaje con María y Juan Ignacio. Viaje que todavía hoy continúa y que me lleva al lugar más fascinante de mi existencia; El encuentro con mi alma.

Margarita Ledesma

Mi experiencia con María y Juan, Juan y María, se resume en cuatro palabras: Respeto, Cuidado, Confianza y Amor. Dentro y fuera de Violeta Blanca aportan mil y un matices, solo explicables desde la vivencia propia. Espacios que no me canso de visitar.

Antonio de la Cruz

ULTIMAS NOTICIAS DE NUESTRO BLOG

Depongo las armas

Autobiografia para todos

Hoy depongo las armas
Las visibles e invisibles
Las crueles y las amorosas
Las razonables y las desquiciadas

Depongo las armas
Las escandalosas e irracionales
Y las sutiles y lógicas

Depongo las armas
Que me hacen perder la referencia
Que me nublan la perspectiva
Que me encarcelan en pos de la libertad

Depongo las armas esta vez
Para no perder la poca senda que me queda
Entre el amor y el poder
Dista siempre un exiguo halo
Más siento amor con todas mis fuerzas
Más poder quiero atesorar cuando no funciona y no comprendo
El poder del amor no habla de posesion sino de ofrenda
El amor de poder se enmascara con diafraces de otras vidas, de otros momentos, de otras verdades.
Poder y amor
Poder amar, amar sin poder
Siendo grande en lo pequeño

Depongo las armas propias
Las únicas que me corresponden

Depongo así las armas externas
Pues sin armas uno, desarmados todos los demás
Mi dignidad la protejo yo
Depongo las armas que aprendí
Las armas que acogí
Las armas de los mios, de los nuestros, que son de todos

Depongo las armas para amar
Abandono por tanto una actitud y un sentimiento
Depongo la guerra por amor, por justicia, por sabiduría… las depongo por ti, por mí, por todos

Depongo las armas que nadie ve
Depongo aquellas que otros conocen y yo no puedo alcanzar a reconocer
Depongo las que son visibles y aquellas que ni siquiera conozco ni nadie puede percibir

Depongo las armas y con ello privo a otros de su poder, para reflejar que el amor aún es posible

Depongo las armas esta vez
Deposito la confianza en lo posible
Qué es el unico sendero hacia lo imposible
También hacia lo improbable

Algo más grande que yo rige esta vida
Algo más grande que yo acontece ante mis ojos
Al margen de lo que yo vea
Al margen de lo que yo crea

Depongo, pues, las armas otra vez
No sé deponerlas y las depongo
No sé cómo se hace y las depongo
No sé si esta vez me fiaré de mí y las depongo
No sé nada salvo que depongo las armas por esta vez
Así expongo que para llegar hasta aquí, no como un logro sino como una descripción, he tratado de pelear con todo cuanto es posible hacerlo
También me perdí de lo que era, de lo que iba a ser, de lo que soy.
No menos veces me rendí ante la impotencia, la parálisis y el sinsentido
Me hice promesas de las que dudé al pronunciarlas, mostrándolas afuera y consumiéndome por dentro.

Es más sencillo, depongo las armas.
Así el mi cuerpo deja también de defenderse y se vuelve más orgánico, defecando, deponiendo lo que no necesita tras probar.
Me quedo al margen de una historia que es orgánica, que transita en devenir sin interrupción.
Ocupándome de respirar y de sonreír que es mi opción a cada instante, con dolor, con tristeza, con pena o con alegría.
Respirar y sonreír, saberme aquí.

Depongo las armas, vomito el veneno con el agua pura, tibia, santa.
Lo dejo salir, depongo el sostén, sostengo el deponer, dejándome ser tal como soy, como milagro permanente en un mundo impermanente.
Me dejo mecer por el transcurrir de un tiempo que tampoco corresponde a mi visión del mismo.
Todo pasa, todo llega, incluso lo que no se puede aventurar

Depongo las armas, las pongo en el suelo, las devuelvo a la tierra, las quito de encima
Armas que pesan encadenando el cuerpo a la pesadez y quitándole al alma liviandad, las depongo en pos de una alegría que se torna gozo, sean cuales sean las circunstancias

Respiro, sonrío, soy
Respiro, sonrío, soy
Respiro, sonrío, soy
Respiro, sonrío, soy
Respiro, sonrío, soy
Respiro, sonrío, soy
Respiro, sonrío, soy

Me preocupé por lo infinito.
Dudé de esta tierra prometida.
También hoy me preocupo y dudo.
Entonces dejo de creer.
Si dejo de creer retorno de nuevo a las armas porque creo que depende de mí.
Río de tanta necedad encerrada en tanta sabiduría.
Total, al final, nada sirve para nada

El amor es, no sirve
El amor es, no sirve
El amor es, no sirve

Más amor por favor
Más amor por favor
Más de lo que es todo y no sirve para nada más que para ser. Y si eres ya está todo, ya no hay más

Depongo las armas que inventé,
las de un mundo mejor de lo que es,
las de una sociedad distinta
a la que construimos todos.

Depongo las armas y hago mi parte.
Creo belleza en lo pequeño para poder dejar de verla sin acceso a vivirla.
Mejor crearla vida y dejarla en el mundo como muestra,
muestra de un camino regido,
muestra de una de las opciones.

No depongo, por tanto, las armas porque debo.
Tampoco las depongo para ser mejor.
Menos aún para sacar provecho alguno.
Ni siquiera para cambiar algo a mejor de lo que está.
Las depongo por cansancio, agotado de cargarlas y escindido entre lo que ama mi corazón y lo que mis acciones dicen.
Aburrido.
Aburrido de no ser quien en verdad soy.
Sereno, despacio, sin prisa, para que al amor que soy pueda ser.
Y así, siendo ese amor pueda vivir sin miedo.
Porque eso es todo lo que existe.
No hay más.
Un libre albedrío de que hacerse cargo.
Una mirada de paz que hacer vida.
Una misera le suma de dones que no son sin amor.
Que confunden y confundo.
Que desperdicio y abandono.
Que dejo en extinción cuando deberían existir porque así es.

Mis dones no son mis armas.
Mis armas no son mis dones.
Mi vida no son mis dones, ni mis armas
Mi vida es solo eso, una vida.
¿Y qué vida merece ser vivida? Toda vida, cada instante, al segundo.

No son menos las dificultades cuando me preocupo.
Tampoco es diferente la vida cuando me peleo.
Vine a amar, sin condición.
Vine a ser, sin redención.
Vine a estar como cualquier otro.
Vine aquí y volveré allá.

Esto es todo cuanto sé.
Que entre venir y marchar creo mi vida a cada instante.

Depongo las armas esta vez, como tantas otras.
Depongo la espera a que pueda ser.
Depongo el miedo a equivocarme.

Depongo, al fin y al cabo, lo que me hace estar paralizado y sin aliento.
Ahora toca el alimento e la nutrición y la respiración.
Poco más puedo ya hacer.
Poco más que invertir.
Nada más que competir.

Así que por si aún no queda claro,
depongo las armas como actitud y que todo sea.
Que sea el amor con sus propias formas,
con sus propias leyes,
con sus maneras…

Que sea y, con suerte, que además de verlo lo viva.
Que sea lo que no sé y sin embargo es.

Deponemos las armas

Queridos todos, Fumemos la pipa de la paz, con el mundo y con nosotros mismos. Sin victorias ni derrotas, sólo celebrando la oportunidad de cada instante para honrar a los que se fueron, para renunciar a lo que ya no será, para reinventarnos una vez más y celebrar el reencuentro con los que ya no […]

Manantial de agua viva

Queridos todos, Hace una luna y pico, anticipabamos un otoño primaveral. Parece que andábamos poco desencaminados, podemos contemplar como los brotes personales y colectivos pueblan nuestros días. Tiempos de conflictos floridos y de astenias inquietas, en los que la vendimia ha sido discreta. Algunos esperaban que las mascarillas cayeran antes que las hojas, parece que […]

Ver todas nuestras noticias