boletíndosmasunotres

De la primavera en Purmamarca al retorno otoñal

Queridos todos,

En el taoísmo la cualidad del Cielo es lo fácil y la cualidad de la Tierra es lo simple. Así que, cuando algo nos resulta complejo, podemos preguntarnos en donde nos hemos despistado como hijos del Cielo y de la Tierra. Y, como alguien dijo una vez, «en realidad solo se trata de dejar de estorbarme en ser yo mismo».  El Encuentro para la Transformación que celebramos en Jujuy fue así, simple y fácil: un grupo de personas haciendo lo mejor posible en la convivencia con los demás y consigo mismas, un puñado de almas entregadas a participar con lo Más Grande en la creación de belleza para este mundo, un racimo de seres aceptando el desafío y el regalo de ser su mejor versión a cada paso sobre la Tierra, a cada momento bajo el Cielo… Agradecimiento y bendiciones a todos y cada uno de los que lo han hecho posible, desde antes que siquiera naciera la propuesta. También agradecimiento y bendiciones para lo sembrado, en el corazón de cada quién y en nuestro caminar. En Jujuy ha nacido una nueva aventura a través de la cual materializar nuestro sueño y permanecer en el compromiso de ofrendar en Latinoamérica: Las Siete Direcciones Sagradas, un Encuentro para la Transformación que nos llevará a Cuzco el próximo otoño del hemisferio norte, es decir, la próxima primavera del hemisferio sur (y también viceversa…). Afortunados por haber sido acogidos en la quebrada de Humahuaca, donde el viento del sur se llena con el eco de las risas de los ancestros. Agradecidos por haber sido cautivados en Purmamarca con los colores de las montañas y los valles, de la artesanía derramada en las calles, de los corazones sonrientes de su gente. Admirados por haber sido compartidos de tantas formas y maneras, con abrazos y regalos, llantos y confidencias, cuentos y bailes, temores y confianza. Las palabras no bastan… Y, como dice la canción y el poeta, «todo pasa y todo queda, pero nuestro es pasar. Pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar»…  Por eso a nuestro retorno queda con nosotros El vuelo del Cóndor y lo celebramos en Piedralaves, del 26 al 28 de octubre. El tercer y último encuentro de ArteSanos-Sonoros, en el que es posible participar sin haber estado en los anteriores: Sonido. Voz. Silencio. Vibración. Contemplación. Es una oportunidad dichosa de compartir en la Naturaleza la canción propia del corazón de cada quién y ofrecerla para que entre todos encontremos también la canción del alma grupal.  Y también a nuestro retorno queda seguir caminando por Saberes y Senderos al servicio de la Reconciliación. Nos reuniremos como almas Ánade para retomar la segunda parte de esta formación sobre herramientas para el acompañamiento y recursos para el crecimiento desde el paradigma sistémico-existencial. Aunque la primera parte del recorrido se disfrutó en mayo, la bandada se abre a nuevas incorporaciones. El encuentro lo realizaremos del miércoles 31 de octubre a la hora de cenar hasta el domingo 4 de noviembre después de comer, en La Cabaña del Abuelo Peuto en Güemes (Cantabria), albergue para peregrinos y santuario de caminos. … Y como si cuidamos bien da cada día tenemos la posibilidad de hacer de cada ayer un sueño de felicidad y de cada mañana una visión de esperanza, os compartimos también que ya está programado el inicio del ciclo de Lo Humano en lo Sagrado en enero de 2019, estrenando un nuevo formato bimensual para que la travesía además de fértil sea pausada. También podemos anunciar e invitaros a Saberes y Caminos al servicio de la Reconciliación, el otro ciclo que ofrecemos sobre herramientas de acompañamiento y recursos para el crecimiento desde el paradigma sistémico-existencial, que nos regalará la oportunidad de regresar a Lima en febrero de 2019 y así poder disfrutar de nuevo en esta tierra tan amistosa y magica. Por último compartiros que, en breve, programaremos talleres de Atrévete a Clown-Arte y, de nuevo, el ciclo de ArteSanos-Sonoros.  Así que nos despedimos con sueños de felicidad, visiones de esperanza y abrazos compartidos. Gracias!